Pros y Contras de las Extensiones de Pestañas

Pros y Contras de las Extensiones de Pestañas

Si su sueño es despertarse con pestañas largas, llenas, oscuras y plumosas – sin ponerle tres capas de rímel – probablemente ha considerado por lo menos extensiones de pestañas semi-permanentes, una tendencia que ha surgido en los últimos años para responder a ese mismo deseo: ir un paso más allá de las falsas, estas pestañas duran semanas .

Y mientras que la tendencia se ha vuelto viral en ciertos círculos de celebridades y grandes ciudades, es posible que todavía tenga preguntas sobre la seguridad, el costo, la comodidad y el proceso en general. Para ayudarnos a descubrir el verdadero problema de las extensiones de pestañas – las buenas, las malas y las molestas – hablamos con algunos profesionales acerca de lo que se necesita para lograr las pestañas de sus sueños, a continuación.

Lo básico

A diferencia de pegar una tira de postizos en la línea de las pestañas, el proceso de aplicación de las extensiones de pestañas es mucho más meticuloso.

Primero, un técnico lo guiará a través de las diversas opciones de extensión de las pestañas: fibra (sintética, seda y imitación de mentón), longitud y tipo de rizo. La mayoría de los salones tienen un menú para ayudar a guiar la consulta y determinar la extensión de las pestañas que mejor se adapte a su estética.

Los profesionales jurarán que sí,  que usted puede salir de la cama con gruesas pestañas, inspiradas en Kim Kardashian, si eso es lo que quiere. Pero, si está tratando de lograr una mirada radiante desde primera hora de la mañana, y que la gente piense que usted nació con unas pestañas  suaves y delicadas, eso también es 100% posible.

Con el creciente interés en las extensiones, el proceso de aplicación se había vuelto tan avanzado, que la apariencia es ahora completamente personalizable.

En tu centro de estética de confianza, puedes explicar a tu técnico el tipo de pestaña que quieres – completo, súper largo, natural, etc. – y él o ella te ayudará a crear la pestaña de sus sueños.

Hoy en día hay varias texturas diferentes para las extensiones de pestañas, puedes ir con una pestaña de fibra sintética de primera calidad, que es flexible y ligera. O bien, pestañas ultra-sedosas, que son extremadamente suaves al tacto, pero que crean un aspecto más dramático que la fibra de imitación de visón, sin causar ninguna tensión a las pestañas naturales.

Si buscas un aspecto más natural, te aconsejamos que solicites un juego de 80-90 pestañas por ojo, dependiendo del tamaño de tus párpados, así una vez que hayas encontrado el aspecto deseado de las pestañas, el siguiente paso es la aplicación, y no esperes que sea rápido.

Tu técnico usará una pequeña y diminuta herramienta similar a una pinza para fijar con precisión alrededor de 160 pestañas individuales en tus ojos. Ellos hacen esto pegando una pestaña falsa en cada una de sus propias pestañas naturales (Cuando tu pestaña natural se desprende, también lo hace la extensión que está unida a ella – por eso es que deben ser retocadas.).

Es comprensible que la aplicación de la configuración inicial dure más de dos horas. Ya que tus ojos están casi siempre cerrados – advertencia: espera una posición incómoda del párpado que algunos encuentran inquietante donde tus ojos están ligeramente abiertos – trata de usar el tiempo para relajarte y estar con tus pensamientos.

Los Pros

Si alguna vez has visto a alguien con pestañas muy largas, tan deliciosas y revoloteantes que no pueden posiblemente ser naturales, entonces ya has visto el beneficio número uno de las extensiones.

Uno de los mayores pros de las extensiones de pestañas es que nunca más tendrás que usar rímel.

Las pestañas hacen estallar tus ojos, y ayudan a respirar vida en una cara cansada. Algunas mujeres incluso dicen que están más inclinadas a adoptar un enfoque totalmente natural de su maquillaje cuando tienen extensiones porque se sienten tan seguras con pestañas largas y llenas.

Pero por cada fan incondicional, hay alguien que no tardará en advertirte: las extensiones son increíblemente incómodas, caras y pesadas de mantener.

Los contras

Hay algunas desventajas serias de las extensiones de pestañas que debes saber antes de evaluar si valen la pena para ti.

En primer lugar, son caras. Un juego de inicio completo puede costarte fácilmente entre €120 y €200, dependiendo del tipo de pestañas que desees. Y eso sin considerar el costo del mantenimiento y los retoques.

De media vas a necesitar reemplazar tus extensiones cada dos o tres semanas, ya que las extensiones se desprenderán con el ciclo natural de caída de tus pestañas, y esos reemplazos cuestan otros €100, mínimo.

Y para las cazadoras de gangas: Hay muchos lugares que dicen que hacen extensiones de pestañas por €50, pero básicamente, lo que vas a obtener es un racimo, es decir, un montón de pestañas que han sido preencoladas juntas y que serán increíblemente pesadas.

Desde nuestra experiencia os aconsejamos que uséis las extensiones de pestañas esporádicamente, como por ejemplo antes de una boda o una ocasión especial, en lugar de hacerlo de manera habitual. Usar extensiones de pestañas regularmente puede provocar la pérdida de sus propias pestañas naturales e incluso provocar una infección en los ojos.

Si las pestañas no se limpian apropiadamente, puedes correr el riesgo de coger una conjuntivitis, aunque la mayoría de las veces, no son las pestañas mismas las que causan problemas, ya que están diseñadas para ser ligeras y seguras para los ojos.

El pegamento para pestañas es un producto químico y generalmente contiene formaldehído y otros productos químicos irritantes que pueden causar inflamación, irritación, reacciones alérgicas u ojos secos.

Para descartar posibles problemas, tu técnico debe realizarte una prueba antes de que el pegamento se acerque a tu piel u ojo, sólo para asegurarse de que no tendrá una reacción adversa. Además, es importante reconocer que este proceso involucra herramientas afiladas cerca de sus ojos durante un período prolongado de tiempo, por lo que debe considerar si esto le molestará antes de estar en la silla.

Cosas a tener en cuenta

Si has considerado el coste y has sopesado los riesgos, debes tener en cuenta una serie de reglas en el cuidado de las pestañas.

En primer lugar, no puedes meterte en la ducha después de que te hayan aplicado extensiones en las pestañas. Debes evitar el vapor y mojar tus pestañas durante las primeras 48 horas después de recibir las extensiones de pestañas. Y, cuando puedas ducharte, tendrás que secar tus pestañas de araña mojadas con un secador de pelo, en la posición fría, y un pequeño cepillo de carrete – algo que probablemente nunca habrás hecho antes.

En segundo lugar, debido a que tus pestañas naturales se caen a diferentes velocidades, también lo harán tus extensiones, lo que significa que después de sólo dos o tres semanas, es probable que te quedes con una línea de pestañas torcidas agrupadas en algunos puntos, pero escasa y corta en otros. Y como no puedes quitarte las extensiones tu sola (porque te arriesgas a arrancarse las pestañas naturales en el proceso), tendrás que pedir otra cita en el salón para que te rellenen las pestañas, o para que te quiten las extensiones que quedaron del anterior tratamiento.

Otra cuestión a tener en cuenta, es que probablemente tendrás que cambiar tu rutina de cuidado de la piel. Por ejemplo, cosas como los limpiadores a base de aceite y crema de ojos espesa tendrán que desaparecer. Es necesario evitar el uso de productos a base de aceite y cremas pesadas alrededor de los ojos – y no se debe aplicar ningún rímel en las pestañas. Los aceites y la crema aflojarán el pegamento de las pestañas y harán que las extensiones se caigan más rápido, mientras que el rímel agregará peso a las pestañas muy delicadas y podría causar rotura.

Basicamente, lo más importante a recordar con las extensiones de pestañas es ser extremadamente cuisadosa. No puedes llegar a casa a las 2 a.m., frotarte los ojos cansados con el dorso de la mano y dormirte boca arriba en la cama. No, debes tratar tus pestañas como la inversión de €200 que son. Frotarse los ojos provocará la rotura inmediata de las pestañas.

Finalmente, si te sientes abrumada por el mantenimiento y el coste, tal vez consideres empezar de a poco, con un acondicionador de pestañas o un lifting de pestañas. Al final, siempre admiraremos las extensiones de pestañas largas, pero es posible que no podamos convivir con ellas.

Leave a Reply